EcologíaEstilo de vidaMedio Ambiente

Cómo disminuir el plástico en casa con un comportamiento sencillo

Reducir el uso del plástico en el hogar es posible si prestamos atención a cada pequeño - incluso rutinario - comportamiento de la vida cotidiana.

El crecimiento exponencial del plástico en los últimos años es también el resultado de las elecciones que cada consumidor toma diariamente. De ahí la importancia de ser plenamente consciente del propio comportamiento y tener un enfoque mental abierto a nuevas actitudes sostenibles para reducir el plástico, empezando desde casa.

Disminuir plástico en casa

Para reducir el consumo de plástico en casa probablemente bastaría con prestar atención a la cantidad de objetos de plástico que se utilizan cada día en el hogar. Habría que seguir preguntándose si no podrían y no pueden, con el paso del tiempo, ser sustituidos por otros de materiales diferentes o por alternativas que ya no requieran su uso.

Os presentamos algunas ideas para reflexionar y que os pueden ayudar a reducir el plástico en casa:

  • preparar la comida en casa sin comprar alimentos preenvasados; incluso una salsa, tan sencilla de preparar en casa, se suele servir en bandejas de plástico en el supermercado;
  • evaluar siempre opciones de entrega en cajas para alimentos en la zona donde se encuentra la casa: por lo general, estas empresas especializadas, sobre todo en las grandes ciudades, se han equipado con cajas de madera o de cartón para entregar los productos y no utilizan envoltorios de plástico. Hacer esta petición a las grandes cadenas de supermercados es más difícil;
  • Buscar siempre opciones de entrega lo más cerca posible de vuestra casa: suele ser más fácil pedir a la tienda de debajo de casa la entrega de vino, queso, té y café sin plástico; y pedirlo a través de las redes sociales puede ser un estímulo tanto para el comerciante como para otros clientes;
  • seguir llevando la bolsa de tela al supermercado; aunque ahora se ofrecen bolsas biodegradables, ayuda a evitar el desperdicio de éstas y de las cajas de cartón;
  • sustituir los envoltorios de plástico por alternativas reutilizables. Las sobras en la cocina se pueden guardar sin papel fim, utilizando envoltorios de cera de abeja o contenedores de vidrio, que se pueden meter directamente al congelador, ser reutilizados varias veces y mantener los ingredientes increíblemente frescos;
  • probad algunas alternativas sin plástico en el baño: champús, maquinillas de afeitar y cepillos de dientes, todos sin plástico; hay versiones sin plástico de casi todos los productos para el cuidado de la piel, desde hidratantes hasta maquillaje y mascarillas para la cara;
  • no uséis toallitas desechables: son uno de los productos domésticos más perjudiciales para el medio ambiente; podéis sustituirlas por tampones y paños de algodón reutilizables; cuanto menos viajéis a la tienda para comprarlas, menos consumiréis y, por último, pero no menos importante, menos residuos;
  • limitar la compra de envases de plástico reutilizándolos, por ejemplo para rellenar detergente;
  • hacerse enviar el agua a casa en botellas de vidrio; las botellas son 100% reutilizables.

Cualquier nuevo comportamiento que adoptemos para reducir el consumo de plástico en casa será siempre el resultado de prestar una atención extra dedicada a evitar el uso del plástico o a sustituirlo y que poco a poco cambiará el enfoque de este material.

REDAZIONE
Raccontare e spiegare cibo, natura e salute. Un obiettivo più facile a dirsi che a farsi, ma nella redazione di inNaturale non sono queste le sfide che scoraggiano. Siamo un gruppo di giovani affiatati in cerca del servizio perfetto, pronti a raccontarvi le ultime novità e le storie più particolari riguardo il complicato mondo dell’alimentazione.